Renta fija Asiática vs renta fija Americana o Europea

En muchas ocasiones, los inversores pierden oportunidades muy valiosas para sacar rentabilidad a su dinero. Este es el caso de las rentas fijas pertenecientes a otros lugares del mundo, son un tipo de producto que provoca el recelo de muchos usuarios, que no ven factible su contratación. 

En primer lugar, hablaremos sobre los fondos de renta fija asiática. Este tipo de producto financiero proporciona una rentabilidad del 0,69% cada año, nueve décimas superior a la rentabilidad perteneciente a las rentas fijas globalizadas. Además, cabe destacar que estas últimas hacen uso del éxito que tienen las rentas fijas asiáticas para obtener una media de un 4,47% sobre estos productos en sus carteras, e incluso casi un 2% en emisiones chinas.

FONDOS DE INVERSION MONETARIOS

Cómo evoluciona la renta Asiática

Actualmente, las medidas financieras para obtener mayor liquidez y hacer frente a la crisis económica provocada por el Covid-19, han tenido como consecuencia un menor rendimiento sobre las principales referencias de deuda occidentales.

Por otra parte, si nos fijamos en bonos como el americano o el alemán, que han obtenido un 0,74% y un -0,63% respectivamente, se quedan notablemente por debajo de las cifras que está consiguiendo actualmente el gigante asiático, que a pesar de la difícil temporada que ha vivido a causa de la pandemia, comienza a recuperarse y logra un 3,19% por su bono chino.

De esta manera, podemos ver como los fondos de renta fija más afectados a nivel global han sido los europeos, que tan sólo han conseguido un 0,05% de rentabilidad anual. Los fondos americanos, por su parte, logran algo más, un 0,30% anual. Aún así, esta cifra está lejos de alcanzar la rentabilidad media de los fondos asiáticos.

Una de las principales razones por las que Asia y China han logrado obtener tan buen nivel de rentabilidad, a pesar de lo complicada que ha sido su situación con la pandemia, es que desde el principio adoptaron medidas muy severas para combatir las consecuencias económicas y sanitarias del virus.

Y es que, el Covid-19 no ha sido la primera pandemia a la que se han enfrentado los asiáticos. Todas las medidas que se han tomado y se han cumplido a rajatabla, han servido para que la recuperación sea mucho más rápida que en la mayor parte de zonas del mundo.

Los expertos afirman que, aunque la deuda emergente es un tipo de activo poco invertido e ineficiente, es precisamente ahí donde radican las oportunidades reales. Los bonos emergentes carecen de una gran base de inversores y en el caso de los bonos soberanos, la rentabilidad total es similar al nivel que tenían hasta hace tan sólo un año, del 5,5% en dólares.

Centrándonos especialmente en el caso de China, su pronta recuperación también se debe a que dispone de una amplia relación con el mercado financiero mundial, lo que propicia una mayor facilidad para participar en el mercado de renta fija.

Publicidad